Solicitan a la Organización del Trabajo instalar Comisión Permanente en Venezuela

Publicado en Nacionales:

 

Sres. Representantes de la OIT

Presente.

 

Ante todo, nuestros cordiales saludos. Sirva su oportuna visita a Venezuela para informarles la terrible situación que padecemos los trabajadores venezolanos, incluidos los Jubilados, Pensionados y en general las personas de la tercera edad, de esta importante región zuliana, donde actuamos como coalición sindical, identificada como la Unidad Nacional de Acción Social, Sindical y Gremial (UNASSG). Estamos sufriendo una tragedia, caracterizada por la precarización más atroz de la condición de vida de toda la población, producto de la política económica de un gobierno violador de los derechos laborales y humanos consagrados en la constitución nacional y en los convenios internacionales.

Comenzamos con el tema referente al salario, considerado en el convenio 95 de la OIT la protección del salario, concepto que ha sido desvalorizado al disminuirse al extremo el poder adquisitivo, al punto que del monto percibido de Bs. 797.510, solo es salario un 32%, el resto son bonos denominados “Cesta Ticket”, lo que determina la flexibilización salarial, característica del neoliberalismo. Aclarando, además, que el monto del salario mínimo expresado en dólares, es de 1 dólar mensual y si sumamos la cesta ticket se eleva a 3,3 dólares, es el más bajo del mundo.

Además, es de sumo interés que se conozca que, producto de la escalada hiperinflacionaria, con el ingreso señalado, solo puede adquirirse el 5,6% de la canasta básica de bienes y servicios, cuyo monto aproximado es de Bs. 14.000.000,00, con lo cual el Estado venezolano viola flagrantemente el Artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que establece la Indexación salarial mínima con la Cesta Básica. Traduciéndose esta realidad en una condena a la miseria y la pobreza generalizada a los Trabajadores e incluso en muchos casos a la muerte de niños y ancianos, por falta de alimentos y medicinas.

En lo referente al empleo decente, principal preocupación de la OIT, mediante el convenio 156 y en el punto 8 de la agenda 2030, la errática política económica gubernamental, ha ocasionado la parálisis de la estructura económica privada y del estado, y la migración de alrededor de 4.000.000 de venezolanos, que huyen en defensa de la vida, por no apreciar un futuro promisorio en el territorio nacional.

En cuanto a los jubilados y pensionados cuyo ingreso es igualado al salario mínimo de Bs. 248.000, y un ingreso suplementario denominado por el gobierno “bono de guerra económica” de Bs. 93.000, se traduce en que 3.500.000 personas de la tercera edad, se vean imposibilitadas, con ese ingreso, a adquirir las medicinas y los alimentos necesarios para la subsistencia. A estas condiciones del deterioro abismal del poder adquisitivo, se agrega la calamidad de acceder al efectivo monetario por la incapacidad del Gobierno Nacional de controlar la hiperinflación, la devaluación desenfrenada y de producir los 541 millones de billetes correspondientes al nuevo cono monetario y requeridos para poder cubrir la demanda, lo cual ha conllevado a los ancianos a enormes sacrificios, a tener que soportar las colas y a jornadas cada vez más agotadoras y penosas, para poder adquirir en forma fraccionada la mísera pensión.

Es importante que se lleven estas nuevas informaciones, junto a otras que han sido expuestas en reiteradas reuniones con representantes de la OIT, pero que no han sido corregidas, como, por ejemplo, la supresión de la Libertad Sindical (convenio 87) y la desaparición de la Convención Colectiva de Trabajo (convenio 98) como derecho de los trabajadores venezolanos. Así también continúa el irrespeto constante hacia la Organización Sindical; la ausencia total del diálogo social, lo cual ha llevado al Estado venezolano a instituir los decretos unilaterales de aumentos del salario mínimo, que, dicho sea de paso, siempre es insuficiente y se hace añicos ante la carestía de la vida y las distorsiones y los desequilibrios económicos señalados.

Esta realidad, entre otras situaciones muy lamentables, no podíamos pasarlas por alto, conociendo de su preocupación por los trabajadores venezolanos, manifestada en sus múltiples visitas a nuestro país. Por lo que, en ocasión de su importante presencia, solicitamos de sus buenos oficios, intercedan para poder conformar con urgencia una mesa constituida por representantes de los Trabajadores federados, de los trabajadores independientes, por el Gobierno Nacional (mayor patrono del País) y los empleadores del sector privado, en función de buscar acuerdos que coadyuven a solucionar los graves problemas que nos aquejan.

En otro orden, deseamos destacar, que lo señalado forma parte de la crisis humanitaria, hoy reconocida en todo el mundo, cuya expresión más fehaciente, son los indicadores de escasez de alimentos y medicinas, además de la crisis sanitaria, al punto de la reaparición de enfermedades extirpadas a mediados del siglo XX; la terrible desnutrición, que aunado a las secuelas genéticas que de ella se derivan, es quizás la principal causa de muerte diaria de importantes cantidades de niños; ancianos que mueren prematuramente; la baja de talla y peso de toda la población; los desasistidos hurgando en la basura; todo esto y mas no son cuentos, esa es la realidad que sufrimos día a día los venezolanos, pero que, por razones políticas, el gobierno venezolano, se empeña en ocultar, no es casual su negativa a la apertura del canal humanitario.

Por lo expuesto, solicitamos que se instale en Venezuela una delegación permanente de la OIT hasta que se restablezcan las condiciones mínimas de subsistencia, que le permita palpar de primera mano nuestras denuncias, que incluya dentro de su agenda el diálogo con diversos sectores sindicales y gremiales, entre lo que aspiramos una conversación con representantes de nuestra organización. Propuesta que obedece a que en reiteradas oportunidades el gobierno ha asumido compromisos ante Ustedes y luego hace caso omiso a los reclamos que las organizaciones sindicales venezolanas han planteado ante la Asamblea Anual que se reúne en Ginebra, ante el Consejo de Administración o ante las diferentes misiones que han venido a Venezuela desde el año 2002 hasta el presente.

Sin otro particular a que referirnos y agradeciéndoles de antemano por su receptividad, quedamos de Ustedes,

Atentamente, los abajo firmantes miembros del Consejo General de la UNASSGV.

Las firmas se visualizan en los archivos anexos.

Ildemaro Cardozo 

Coordinador UNASSGV

0412-1040934

email:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.