Por: Angel Fernández

Los 30 años de servicio y estudios de posgrado que tiene la enfermera instrumentista Nellys Figueredo no son suficientes créditos para que el Gobierno nacional considere que merece un buen sueldo.

Sin pretender desmerecer a otros trabajadores, la coordinadora de la sala de parto del Hospital General Felipe Guevara Rojas de El Tigre en Anzoategui, contó que una camarera y una portera percibe mayor salario que ella y otras de sus colegas.

El descontento por el bajo ingreso y los problemas con los insumos para atender a los pacientes fue la razón que la llevó a sumarse a la protesta de su gremio en una concentración que se realizó, este martes, en la plazoleta del centro de salud anzoatiguense.”Venimos a trabajar porque solo nos queda la vocación, el hospital está cada día peor debido a que nos llegan los pacientes y no tenemos como auxiliarlos por la falta de insumos”, relató.

El enfermero Charmán Fajardo expresó que también se mantiene por vocación pero está desmoralizado por una quincena de 380 mil bolívares con la cual no compra ni un pan canilla. Eso sin contar la impotencia que sienten al ver morir a los pacientes de mengua por la escasez de medicamentos.

El reclamo de ese gremio de la salud se sumó a las protestas que desde la semana pasada activaron sus colegas en los hospitales públicos de la zona norte del estado.

La presidenta del Colegio de los Profesionales de la Enfermería en en eje sur del estado, Belquis Matute, informó que exigen un salario digno para cubrir la cesta básica, pagar el pasaje y comprar el detergente para lavar el uniforme. “Estamos angustiados y no hallamos qué hacer con un sueldo de 3 millones de bolívares al mes, no entendemos como a un militar le cancelan 240 millones de bolívares”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.