Por: Angel Ciro Guerrero
A diario recibe cientos de abrazos y de besos que le dan, franca y abiertamente, hombres y mujeres en caseríos, pueblos y ciudades de todo Sucre. Un estado que le tiene entre los políticos con mayor caudal de cosas buenas, de las cuales sobresale inteligencia, educación, dedicación, y una voluntad de servicio que le destaca como un hombre responsable.
Inquieto, va de un lado al otro haciendo favores, resolviendo entuertos, escuchando quejas que eleva a donde deben obtenerse las respuestas necesarias, que las pelea cuando tardan y las agradece a quien las concreta.
Por eso tiene inmensidad de amigos en todas partes, que le respetan y quieren, aun sabiéndolo duro en la crítica, que a través de su programa radial difunde cuando la situación lo requiere. Pero eso sí, pruebas por delante, sin ofensa alguna, en juego limpio y empleo elemental de lo que la pluralidad garantiza.
Su lenguaje es respetuoso, muy informativo, esclarecedor. A la hora de defender ideas va a lo justo. Nunca sobrepasa la línea de la sindéresis, su razonamiento es profundo, adecuado, sincero en lo que dice, ajustado a la historia registrada sobre cada planteamiento. Da gusto escucharlo.
Es franco, probadamente honesto. En fin, un buen ciudadano. Preocupado por su pueblo, en los tiempos mozos abrazó su defensa y subió al monte pleno de ilusiones.
Pero su fusil siempre estuvo cargado de ideas y fueron éstas las balas disparadas en aquellos días duros por las montañas, semejando páramos, del Sucre alto, desde donde cuesta ver el mar allá abajo, inmenso y azul como lo viese siempre Salmerón Acosta, el muchacho poeta que se nos murió en Manicuare.
Vuelto al camino democrático, se empeñó de forma denodada en superarse recobrando la vía del estudio y triplicando fuerzas para dedicarse por entero a la política y, a través de ella, a servirle al pueblo, que le agradeció sus años de brega defendiéndole derechos, consiguiéndoles beneficios, concretándole sueños, convirtiendo en realidad ilusiones.
Fue Alcalde de Cariaco, entre los más destacados en el país por su extraordinaria tarea cumplida. Antes del terremoto que azotó esta importante población del estado Sucre, trajo mucho progreso y desarrollo para el pueblo; después, la tarea ejercida desde la Alcaldía en cuanto a la reconstrucción lograda todavía se le aplaude.
Sencillo como siempre ha sido, con la modestia que retrata al que esconde una gran riqueza de alma, Miguel Vásquez es amigo de Claudio Fermín, quien se siente orgulloso de serlo y lo considera uno de los líderes fundamentales que, provincia adentro, trabajan por Venezuela.

Este es el hombre a quien se le ha confiado la alta responsabilidad de fraguar todo lo necesario para la conversión del Movimiento Soluciones en Partido Político en el estado Sucre. Objetivo que, con toda seguridad, cumplirá cabalmente.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.