Rusos y croatas protagonizaron una épica batalla para definir del último cupo a las semifinales que iniciarán el próximo martes las selecciones de Francia y Bélgica. Después de 120 minutos de infarto, la lotería de los penales favoreció a Croacia, tras la definición de Iván Rakitic desde los doce pasos. Por su parte, Rusia pese a fallar dos cobros penales, finaliza con dignidad su participación en su propio mundial.

120 minutos no fueron suficientes para definir el último clasificado para las semifinales de la Copa Rusia 2018. Tanto rusos como croatas se entregaron en cuerpo y alma sobre el terreno de juego del mítico Estadio Sochi desafío que tuvo como desenlace la tanda de los penales.

Las expectativas generadas antes del partido fueron cubiertas a medida que fue transcurriendo el primer y segundo tiempo, el cual finalizó 1-1. Los anfitriones se adelantaron en el marcador al minuto 30 del primer tiempo gracias a Denis Cheryshev, quien burló la hermética defensa croata.

Nueve minutos más tarde de la eufórica celebración local, los ajedrezados empatarían las acciones con gol de Andrej Kramaric, capitulación que se mantuvo hasta el final del agregado del segundo tiempo.

Con el pitazo del árbitro brasileño Sandro Ricci, la plantilla técnica de ambas selecciones reajustaban sus piezas para continuar jugando 30 minutos adicionales que fueron más electrizantes que los primeros 90’.

En tiempo extra los croatas se adelantaron al minuto 10 de los primeros 15, con cabezazo de Domagoj Vida, quien superó la línea del guardameta ruso. Pero cuando todo parecía definirse al cierre del agregado, irrumpió en el área croata el central Mario Fernandes, devolviéndole a Rusia el sueño de semifinalista. Tras este agónico empate los hinchas croatas se llevaban las manos a la cabeza en señal de frustración y desilusión.

De esta forma, ambas selecciones volvían a protagonizar una nueva tanda de penales, la cuarta en lo que va de mundial. La lucha titánica debía definirse desde el punto penal.

El arquero Subasic frustró los cobros de Fedor Smolov y Mario Fernandes, este último responsable del empate de Rusia al minuto 9 del tempo extra. Por Croacia, Iván Rakitic fue quien sentenció la suerte de su nación, que por segunda vez en su historia avanza a semifinales, desde su sorprendente participación en Francia 98’.

Diplomacia Mundialista

Mientras los jugadores debatían sobre el gramado de Sochi, en las gradas sufrían ambas fanaticadas, al tiempo que la presidenta de Croacia Kolinda Grabar-Kitarović y el primer ministro ruso Dmitri Medvédev, festejaban con saludos de lado y lado cada uno de los goles de sus respectivas naciones.

Con la victoria de Croacia, ambos mandatarios se despidieron con fraternidad y excelsa diplomacia mundialista.

Cabe destacar que tanto Rusia como Croacia, antigua Yugoslavia, formaron parte del conglomerado de naciones de la disuelta y extinta URSS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.