***Altuve, Solarte, Aguilar y Sandoval comandaron con el bate los triunfos de sus divisas. Los lanzadores Márquez, Carrasco y Sánchez dominaron el montículo con eficientes desempeños

Texto: Otilio Rodríguez

Este fin de semana los peloteros nativos continuaron demostrando sus habilidades ofensivas y defensivas en el mejor beisbol del mundo. Entre viernes y sábado la descollante actuación de los compatriotas venezolanos en las Grandes Ligas estuvo nuevamente comandada por el “AstroBoy” José Altuve, quien en la jornada del viernes 6 de julio despachó cuadrangular de dos carreras en la quinta entrada para guiar la victoria Houston 4-3 ante los Medias Blancas de Chicago.

Por su parte, Yangervis Solarte se embasó en cuatro oportunidades para que los Azulejos de Toronto vencieran en el Yankee Stadium 6-2 a los Mulos del Bronx 6-2. El magallanero se fue de 4-3 con un boleto a primera y tres sencillos que fueron claves para el movimiento de bases que marcó la diferencia a favor de los canadienses. De esta forma los Azulejos ganaron por duodécima vez en 16 de los juegos disputados como locales.

Sábado con sabor venezolano

Frente a los envíos del dominante abridor de Chicago, el dominicano Reynaldo López, José Altuve volvió a ser de las suyas al batear de 4-3 y así liderar la ofensiva de los Astros que derrotaron 11-4 y por segundo día seguido a los Medias Blancas. La barrida de los actuales Campeones de la Serie Mundial en Chicago permitió consolidar liderato en la División Oeste de la Liga Americana con tres juegos y medio de diferencia por encima de los Marineros de Seattle.

Y si de los caraquistas es de hablar, Jesús Aguilar está protagonizando una temporada de ensueño. Este sábado el fornido bateador disparó su vigésimo cuadrangular para comandar la victoria de los Cerveceros de Milwaukee 5-4 ante los Bravos de Atlanta. El jonrón de Aguilar salió del bate como una metralla en línea que alcanzó un recorrido de 433 pies con dirección al jardín central ante Mike Foltynewicz. El maracayero finalizó el encuentro de 4-3 con tres impulsadas y otra anotada.

En lo que respecta a la Liga Nacional, el “Kung Fu Panda” Pablo Sandoval voló la barda en el sexto episodio para alcanzar su séptimo estacazo de vuelta completa de la presente temporada ante los envíos del abridor John Gant. Con esta actuación del magallanero, los Gigantes de San Francisco dominaron 3-2 a los Cardenales de San Luis. El antesalista venezolano continúa ganándose la confianza de la directiva de La Bahía que ha decidido incluirlo más de seguido en la alineación dirigida por el estratega Bruce Bochy.

Los lanzadores no se quedaron atrás

En la jornada sabatina el abridor venezolano Carlos Carrasco encabezó la estampida de los Indios de Cleveland que superaron a los Atléticos de Oakland 10-4. En apenas cinco entradas y un tercio, el barquisimetano con faja de 9-5, permitió siete imparables, dos jonrones y tres carreras, aun cuando ponchó a siete, sin conceder boletos. No obstante, su promedio de pitcheo continua por las nubes (4.39 de average).

En Seattle el lanzador nativo de San Félix, estado Bolívar, Germán Márquez superó en duelo de venezolanos a su compatriota “El Rey” Félix Hernández y así guió el triunfo de los Rockies de Colorado ante los Marineros 7-1.

Márquez lanzó seis entradas completas, aceptando cinco fletadas con jonrón solitario y retiró a cinco rivales por la vía del abanicado.

Anibal Sánchez

En la segunda jornada de la serie Milwaukee Vs Atlanta, dominada el viernes por Cerveceros, el venezolano Aníbal Sánchez lanzó con efectividad para apoyar en la victoria de los Bravos 5-1.

El serpentinero nacido en Maracay se apoyó en la ofensiva de Freddie Freeman quien aportó tres hits para darle oxigeno a los alicaídos Bravos. “El Caníbal” ponchó a seis consecutivos, pero luego de dos outs en la séptima entrada otorgó pasaporte al también venezolano Hernán Pérez, debilidad ofensiva que adelantó su pronta salida del montículo.

Cabe recordar que el 6 de septiembre del 2006 logró su mayor hazaña desde el montículo ante los Diamondbacks de Arizona. En ese mismo año de su debut con Florida, se convirtió en el segundo serpentinero venezolano en cosechar un no hit no run en Grandes Ligas.

El primero de los nativos en lanzar una joya de pitcheo sin hits ni carreras fue el marabino Wilson Álvarez, quien en su segunda apertura en Grandes Ligas logró la hazaña contra los Orioles de Baltimore, contrastando con su debut donde enfrenó a solo cinco bateadores otorgando dos bases por bolas, un sencillo y dos vuelacercas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.